Nuevas bodegas en Extremadura

A veces acudimos a almuerzos con conocidos y parientes. Dichas cenas generalmente se hacen en restaurantes, no obstanteen algunas ocasiones decidimos hacerlas en los hogares. Normalmente las personas que asisten llevan alguna cosa para beber o comer.

Algunas personas se encargan de llevar vino, pero anteriormente piden consejo de cara a no equivocarse y de esta manera complacer a los comensales.

Comprar un vino en condiciones resulta complicado si no entendemos, de modo que les vamos a dar unos consejos que le ayudarán en su elección.

En los supermercados normalmente no sabemos que bodegas de extremadura elegir y nos guiamos por el precio, este fallo es muy corriente, además de que cogemos la botella sin mirar la marca e incluso no tenemos en cuenta tres pautas esenciales que según los expertos son indispensables cuando se trata de escoger un buen caldo. La gran mayoria de los vinos no son absolutamente puros, muchos tienen sulfitos, y eso se debería mencionar en el etiquetado.

Deben saber que bastantes de los vinos que proponen en las revistas o periódicos especializados no son realmente buenos, eso ocurre porque los empresarios pagan más con objeto de que realicen esas valoraciones. Y además tenemos que tener en cuenta que los caldos blancos envejecen mucho mejor que los tintos.

Para verificar si un caldo es bueno debemos cubrir la etiqueta y depositarlo en un recipiente con objeto de no dejarnos influir por el diseño de la botella.

Las tres normas básicas que hemos de llevar a cabo van a ser: en primer lugar observar el vino, después oler el vino que hemos puesto dentro de el jarro y por último catarlo. A lo largo de este procedimiento usamos el sentido del olfato, de la vista y del gusto.

La variedad de la uva, los años que tiene y el rendimiento son cuestiones que definen el color del líquido.

Los distintas tonalidades del caldo de bodegas de almendralejo se definen por la comarca en la cual se ha recogido la uva. El vino de las poblaciones del sur, en las que hace mucho calor, tiene un tono más homogéneo que el vino que procede de la parte norte cuyas parras se ubican en terrenos más fríos y con menor luz. Se considera recomendable fijarse en las secreciones que se esparcen en las paredes del vidrio, puesto que cuantas más haya mucho mayor es la graduación de alcohol.

Oler el caldo de cara a identificar su sabor va a ser la acción más difícil, pues de ningún modo todos tenemos el olfato igual de desarrollado, debe de oler a flores, maderas y frutas, en el caso de que encuentre otro olor distinto descarte ese vino ya que su sabor puede ser desagradable.

Probar el caldo será lo último y por supuesto lo primordial. Tenemos que saber que tanto en el blanco como en el tinto buscamos su nivel de acidez.

Para concluir, de ninguna manera adquiera caldo sin las recomendaciones de aficionados y entendidos y por supuesto evite conducir si bebe.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn