La selva del león y sus joyas

Las joyas se consideran el accesorio más apropiado a la hora de perfeccionar un look. Las piezas de joyería dicen bastante de las señoras que las llevan puestas, transmiten feminidad pero además pueden tener implicaciones fetichistas y espirituales. Asimismo desvelan estados sociales como por ejemplo estar casado, sin lugar a duda forman parte de la existencia de un individuo al igual que conseguimos adivinar cómo es una persona viendo las joyas que lleva puestas.

Al seleccionar una pieza de joyería, discreta o provocativa, se van a poder averiguar las preferencias de el individuo y también el estado de ánimo que tiene en ese momento. Las piezas de joyería nos muestran también su grado de ingenio.

En la actualidad las alhajas se pueden adquirir a muy buen precio, anillos o también nácares se podrían poner cuando a uno le apetece. De igual forma cuando asistimos a eventos con alianzas de boda podríamos llevar alhajas de la misma manera que cuando escogemos jeans y unos zapatos informales.

Al llevar joyas podemos expresarnos libremente, dado que no es necesario seguir las tendencias, sin embargo algunos llevan alhajas realmente valoradas para dar a conocer su nivel económico.

Las piezas de joyería son realmente finura, conseguimos destacar la cara poniéndonos pendientes o también el escote llevando un collar.

En el caso de que nos pongamos joyas lo más conveniente es realmente no excederse, ya que a veces llevamos demasiadas destapando el lado más excéntrico de la personalidad.

Una alianza de boda es el símbolo de la relación entre un chico y una chica, se consideran piezas de joyería muy valiosas por todo lo que encierran e incluso el sentido que cobran.

A veces disponemos de alhajas que recibimos de un pariente. Dicha alhaja es de un valor incalculable dado que recordaremos habitualmente a ese ser tan entrañable.

Encontramos piezas de joyería que llegan a ser amuletos, pueden curar padecimientos de igual forma que cuidan a el ser humano que las lleva puestas. Esas piezas de joyería tienen que ver con la religión, aportan esperanza además de que mejoran la energía del portador.

Hace siglos las alhajas fueron signos de poder y fortuna. Los señores adinerados de la sociedad usaban bastante estos accesorios e incluso con el fin de resguardarse de los choques de las armas tradicionales, no obstante al comenzar el s XX, esos estilos evolucionan, los señores se ponen complementos de anillos de boda acordes con sus vestimentas actuales asi como los pisa corbatas o los gemelos. En estos momentos se pueden ver a un gran número de individuos que llevan aretes, brazaletes o incluso colgantes. Las hembras de la actualidad buscan piezas de joyería singulares y también con estilo. Las joyas se renuevan con el fin de satisfacer sus gustos.

A continuación, os vamos a dar algunas pautas con objeto de conservar sus alhajas adecuadamente:

Diremos que es imprescindible no rozarlas, lo más adecuado será comprar bolsas pequeñas y después meterlas cada una en un saquito.

En el momento que nos quitamos la alhaja deberíamos de restregarla con un paño con objeto de eliminar cremas asi como transpiraciones.

No hay que llevar alhajas si hacemos gimnasia o incluso si vamos a la piscina.

En el momento en que nos damos cuenta de que la joya está muy pringosa, lo más idóneo sería que lo haga un profesional.

no se olvide de que deberá tratar sus pulseras como si fueran un tesoro, quizás en algún momento lo sean.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn