Deporte como complemento formativo para nuestros jóvenes

La formación física es importante para el desarrollo del pequeño, estimo que en este país se debe fomentar más esta materia por el hecho de que aporta valores como el trabajar en grupo y la competitividad, condiciones que resultan esenciales en el procedimiento de vida nuevo para el progreso profesional. El juego nos permite motivarnos y competir con los demás, 2 de los rasgos precisos para convivir en este mundo capitalista.

Los americanos que han sido los fundadores de este método forman a sus progenitores en sus escuelas y en los institutos con un alto número de materias programadas a la gimnasia en lidersport, creando grupos de todo tipo de deportes que contienden con el resto de centros educativos generando una competencia saludable. Quizá aquello puede ser la circunstancia del avance económico de esa sociedad por el hecho de que los forman para ser empresarios y competitivos y no para vivir de la administración como ocurre en algunos países de Europa donde muchos de sus pobladores a lo auténtico que aspiran son en transformarse funcionario para currar solo en horario de mañana.

Si tenemos que disputar en este universo porque las leyes que nos han implantado son estas debemos modificar nuestro método educativo e estimular el ejercicio no solo en las escuelas de primarias e institutos, además en las universidades donde desmotiva totalmente la actividad física. Podríamos ocupar más tiempo a los diversos deportes en la universidad promoviendo las competiciones deportivas y que el desarrollo de dicha participación tenga un premio para el alumno en forma de ayudas ó rebajas en las tasas universitarias que han agrandando su coste estos recientes tiempos por los recortes estatales.

En el caso que me pongo a rememorar mi niñez, llego a la conclusión que en mi 1ª fase academica, en el instituto de educación primaria, conseguía realizar más deporte que en las épocas ulteriores, había variados clubs tanto de fútbol, como baloncesto en todos los institutos de mi urbe que rivalizaban a lo largo del transcurso del curso escolar y luego el vencedor local de las diferentes especialidades deportivas competía con el campeón de las varias localidades dejando un ganador comarcal. Estas contiendas se efectuaban con múltiples escuadras de diversas edades para reparar los enfrentamientos deportivos.

Para los chicos de los diversos institutos se trataba de un orgullo integrarse al grupo de su instituto y practicar con los otros compañeros de los los demás centros escolares. Se incentivaba el trabajo en grupo entre otros muchos valores básicos para nuestro progreso como personas.

Asimismo recuerdo que cuando llegamos a la edad de 14 años más ó menos, tuvimos que trasladarnos del colegio al instituto de educación secundaría y todas y cada una dichas competiciones se ausentaron lo único que había era una materia que le denominaban gimnasia, donde te podías localizar profesores de todo tipo, desde el habitual perezoso que nos llevaba a las instalaciones deportivas y nos daba diversos esféricos de basquet y botas de futbol a fin de que pasáramos el tiempo durante la hora que duraba la hora lectiva hasta la peculiar maestra que aquello de salir al aire libre a practicar a ciertos juegos no le gustaba y nos exigía en el pabellón de deportes interior a realizar demostraciones deportivas de gimnasia física, ciertos de mis competidores debido a su peso y estructura le fue bastante difícil llevar a cabo tal actividad, arriesgándose a dañarse físicamente en determinados ejercicios.

Además, en último punto, que cuando alcancé el ritmo universitario y necesité volver a cambiar de lugar educativo me dí cuenta que el ejercicio físico estaba disminuido absolutamente de las disciplinas obligatorias, que si deseabas iniciar algún deporte debías de ser tu mismo el que buscaras esa alternativa dentro ó fuera del pabellón universitario. Obviamente existía escasez de instalaciones para el deporte en la Universidad para poder preservar a la demanda deportiva de todos y cada uno de los estudiantes que permanecían inscritos en estos puntos, hablamos de universidades públicas no privadas.

Acabo mi post elaborando una afirmación de que tenemos que adaptar este tema en la reforma educativa, promoviendo el empleo del ejercicio en los centros universitarios en los cuales no existe nada , ni asignaturas ,ni contiendas de fútbol ó baloncesto u otros deportes, nombro a estos dos eventos por el hecho de que son los más practicados a nivel nacional y los más continuados por la mayoría, dato que han convertido a los futbolistas en ídolos mundiales con lo que no estoy de acuerdo, mas esto es cuestión para otra circunstancia.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn