Opción de externalizacion de recursos para la Pyme

Durante esta época de gran dificultad económica además de elevados registros de desempleo, el modelo de franquicia ha llegado a ser una solución para mucha gente, ya que dentro de el régimen de franquicias español todas las que funcionan con una pequeña financiación  han logrado formar parte del mercado y todo indica que han venido a quedarse en el mercado. La razón de este acierto radica en que los pilares del mini trastero de alquiler que se sustentan con esta adquisición van en la línea de losque pretenden los emprendedores. Los criterios en los que se basan estas empresas se asocian alámbito de las prestaciones asi como consultoras, gestorías ó inmobiliarias que en la mayoría de las ocasiones no precisan un local de cara a desarrollar este trabajo. También nos encontramos en este listado negocios como fruterías ó peluquerías que precisan un establecimiento de cara a funcionar.

Además es muy necesario que una franquicia tenga un lugar que le sirva de escaparate para darse a conocer y ganar notoriedad entre los potenciales clientes. Sin embargo, en nuestro estado bastantes franquiciados solo utilizan un ordenador, un teléfono móvil y su propia vivienda. En dichas situaciones hablamos de franquicias low cost que en ningún caso resultan ser  las mismas que las de pequeña adquisición.

En estas franquicias al igual que sucede con las que requieren una inversión mucho mayor, el inversor debe tener en cuenta que cualquier negocio necesita un periodo de asentamiento de tal forma que el inversor debe tener medios propios de cara a mantener la empresa, pagar a los trabajadores en el caso que existieran y hacer frente a las facturas de arrendamiento del local desde el que ejerce su actividad.

Obviando la contraprestación que se necesita de cara a unirse a una red de empresas, no encontramos entendidos de este negocio que defiendan lo contrario a esta declaración: Las franquicias de poca adquisición de ninguna manera serán iguales a las de bajo coste. Sería bastante necesario diferenciarlas y de este modo no confundir a los inversores.

Las cuatro partes esenciales en un contrato de franquicias en realidad son:

El franquiciador.- Diremos que es una persona o empresa dueña de una firma que, después de examinar el potencial de su compañía con uno ó varios negocios de su propiedad en un periodo de tiempo de ningún modo menor de 12 meses de alquiler de trasteros, opta por cederlo a otras personas que se denominan franquiciados por cantidades monetarias que se formalizan en un acuerdo por las dos partes.

Know how.- Son las destrezas que el dueño de una marca ha adquirido alponer en marcha su negocio. Know how se transmite al franquiciado mediante instrucciones que van a ser específicos y darán valor añadido, esos textos descriptivos en ningún caso deben difundirse a sujetos que no pertenecen a la entidad.

El derecho de entrada.- Sería la cantidad económica que el franquiciado ofrece al franquiciador en el momento de iniciar el negocio con el distintivo y que le ofrece el derecho de su uso, además de el permiso de cara a trabajar en un lugar específico, además de que con esta cantidad tiene un tiempo de aprendizaje junto con un orientador para que le ayude a resolver los diferentes impedimentos que puedan surgir en el inicio.

El franquiciado.- Va a ser el emprendedor que puede ser persona física ó una organización que obtiene una autorización para la utilización de una marca específica. La cesión de marca se hace con contraprestaciones dinerarias que entrega el franquiciado e incluso recibirá ayduda en un comienzo y  siempre que el contrato se encuentre activo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn